Zorros árticos manipulados genéticamente para vender más piel

Por Valentina Espinoza @lavalespinoza | Viernes, 25 de Agosto de 2017
 
Imagen #1

1/7

Aunque no lo parezcan, son zorros árticos, pero lucen obesos. Densos rollos de piel cubren sus cuerpos como si fuesen mantas pesadas, lo que dificulta su movimiento. Sus colas son inusualmente gruesas y sus caras tristes están aplastadas entre pliegues de grasa.

Estos animales podrían fácilmente pasar por criaturas de cuento fantástico. Es más, un periodista sueco los llamó "monsterrävar", que se traduce en español como "zorros monstruo". Pero son reales. Las granjas peleteras en Finlandia están criando deliberadamente zorros extra grandes. ¿Por qué? Según explican en el grupo animalista finlandés Oikeutta eläimille, "Para que los criadores obtengan más dinero por la piel de los animales".

"Cuando revisé las imágenes sabía que esto era algo que la gente no había visto antes", dijo Kristo Muurimaa, jefe de comunicación de la organización animalista finesa Oikeutta Eläimille, al sitio The Dodo. "La mayoría de gente ha visto las condiciones espantosas de las granjas peleteras, como las jaulas pequeñas en las que viven los animales, pero esto es algo nuevo".

Se estima que en el país nórdico habría unas 900 granjas peleteras, y la cría de zorros obesos con exceso de piel se ha transformado en una práctica cada vez más común.

En términos físicos, el volumen excesivo sólo arrastra consecuencias para la salud de los animales. "El primer problema son los pies", explicó Muurimaa. "No son capaces de soportar el peso. En su ambiente natural un zorro ártico pesaría unos 3 o 4 kilos. Estos animales pesan más de 20, lo que causa deformidades en sus piernas y dificultades de movimiento. Tienen todos los mismos problemas que tiene la gente obesa".

Pero el problema no termina ahí. Si normalmente los zorros criados por su piel son muertos cuando cumplen un año de vida, estos zorros mutantes son guardados selectivamente por su tamaño", explicó Muurimaa. Por lo tanto, "estos animales podrían sufrir 3 o 4 años en la granja", aseveró.

Lo que no deja de impactar es que si bien en teoría las técnicas de cría que causan dolor y sufrimiento están prohibidas por la legislación finesa, todavía no se ha detenido esta práctica.

Fotos: The Dodo. 

Etiquetas :