Italianos hacen fila en Milán para comprar en el primer Starbucks del país

Por Valentina Espinoza @lavalespinoza | Viernes, 7 de Septiembre de 2018
 
Imagen #1

¡Revisa la galería!

1/6

Pareciera que ser considerada la tierra del espresso no fue suficiente para los milaneses que desde esta mañana se agolparon afuera del primera local de la popular cadena de café que hizo su arribo oficial a Italia.

Y es que tanto en Milán como en la mayoría de los pueblos y ciudades de ese país, tomar café forma parte de la cultura y rutina de sus habitantes, por eso es posible encontrar en cada esquina algún local pintoresco que ofrezca esta bebida en diferentes preparaciones.

Sin embargo, desde hoy el escenario de las cafeterías en Italia cambiará debido al arribo de la cadena Starbucks, que abrió con un local de grandes proporciones llamado "Reserve Roastery".

El espacio tiene 2.300 metros cuadrados y está ubicado en el histórico edificio Poste, cerca de la catedral en Piazza Cordusio, en el centro de la ciudad. Cuenta con una impresionante decoración de tipo industrial y ofrece cafés procedentes de más de 30 países, así como otros bebestibles y comida. Los clientes también podrán presenciar el proceso de elaboración de un café, desde el grano hasta que se sirve en la taza. Por todas estas características, este Reserve Roastery se convirtió en el Starbucks más grande de Europa.


Según explicó el fundador de la popular cadena, Howard Schultz, tomar café en Milán hace más de tres décadas fue lo que lo llevó a fundar Starbucks. "Todo lo que hemos experimentado, desde el primer momento de inspiración hace 35 años hasta ahora siendo una parte cotidiana de la vida de millones de personas en todo el mundo, lo traemos con gran respeto a Italia", dijo con motivo del lanzamiento de la tienda


Consultada por al aterrizaje de Starbucks en Italia, la Asociación de Consumidores de ese país expresó estar a favor de la competencia, pero cuestionó que el precio de un espresso en la cadena estadounidense fuera "totalmente desorbitado". Un espresso clásico cuesta 1,80 euros (unos $1.427) en Starbucks, un 80% más que el precio del espresso tradicional italiano.

La cadena está confiada con el éxito de esta apertura y tiene previsto inaugurar otros cuatro locales en Milán antes de fin de año.

¡Revisa la galería de este nuevo punto de encuentro!

Etiquetas :