¡Ojo! Dormir poco puede disminuir hasta en un 50% el rendimiento escolar

Por Macarena Carrasco @maca__carrasco | Miércoles, 6 de Marzo de 2019
¡Ojo! Dormir poco puede disminuir hasta en un 50% el rendimiento escolar
¡Se nos apareció marzo! Y para nuestros hijos la hora de volver al colegio después de las vacaciones implica, sobre todo, adaptarse nuevamente a los cambios de horario. Dormir y despertarse más temprano no es el desafío más grande, sino dejar a un lado los estímulos que dificultan un buen dormir.

Según explica el Dr. Alex Espinoza, neurólogo de Clínica RedSalud Santiago, los trastornos del sueño son frecuentes al iniciar un nuevo año escolar.La Tablet, el celular o el televisor encendido no ayudan en el proceso de descanso, incluso los niños y jóvenes podrían desarrollar menos rendimiento escolar”, explica.

El experto advirtió que “si bien no se produce un daño severo, la falta de sueño podría desencadenar una mayor irritabilidad, menos tolerancia, falta de concentración, de capacidad organizativa e incluso impactar en el rendimiento escolar que puede disminuir entre un 30% a un 50%”. 

Considerando que durante el sueño, siguen ocurriendo importantes fenómenos fisiológicos, el doctor entrega algunas recomendaciones para enfrentar de la mejor manera un nuevo periodo escolar:

¿Cuántas horas debe dormir mi hijo para un buen descanso?

Si bien son datos referenciales, mientras más pequeño sea un niño, debe dormir más horas. “Por ejemplo, un menor que está en la primera etapa de crecimiento, entre los 3 y 5 años, debiese descansar 10 a 13 horas diarias, no incluyendo sus siestas. En el caso de un niño de entre 6 a 12 años, su dormir varía entre 9 a 12 horas. Ya un adolescente debiese dormir ininterrumpidamente de 8 a 10 horas al día”, aseguró el especialista.

Otros exámenes

Cabe señalar además que también recomienda que se practiquen ciertos exámenes a los niños al menos dos veces al año.  Entre los que se sugieren  se encuentran aquellos para descartar enfermedades crónicas, controles auditivos, de visión y revisión dental. 

Por su parte, también se recomienda poner atención en la colación de los niños.  "Es importante incluir productos o alimentos de baja densidad calórica, es decir, que contengan un bajo aporte calórico por porción a consumir”, destacó el médico.
 

De esta manera, la colación debiera incluir un lácteo descremado y sin azúcar (yogurt, leche, quesillo, queso fresco), además de frutas con mayor contenido de agua como el melón, sandía, durazno, manzana, naranja, mandarinas, piña, pepino o ciruela, ya que ayudan a la hidratación y son una buena fuente de energía, vitaminas, minerales y fibra dietética.
Etiquetas :