Esta técnica sexual promete orgasmos de 30 minutos, ¿Quién dijo yo?

Por Javi Pacull @javipacull | Miércoles, 8 de Agosto de 2018
Esta técnica sexual promete orgasmos de 30 minutos, ¿Quién dijo yo?

Según diferentes estudios, existe una gran diferencia entre el orgasmo femenino y masculino. Mientras el de nosotras puede durar entre 3 y 15 segundos y en él inciden muchos factores sensoriales, el de ellos tiene una duración de 3 a 8 segundos.


Muchas personas han soñado con poder extender ese instante de placer por más tiempo. A todos ellos les contamos que para las mujeres, ¡es posible!

Alan y Donna Brauer  son los autores de la Técnica del Orgasmo Extendido, una que promete en extender hasta por media hora el clímax femenino.

"Se trata de una sucesión de orgasmos. La mujer tiene la capacidad de ser multiorgasmica porque, a diferencia del hombre, no eyacula ni debe padecer el periodo refractario necesario para recuperarse", explicó la sexóloga Patricia Safadi a Clarín de Argentina.

La técnica del orgasmo extendido (ESO) busca generar una descarga sexual por 30 minutos en la mujer y provocar contracciones placenteras hasta 24 horas posterior al encuentro sexual.

Para lograrlo es fundamental: 

  • Mantener una actitud relajada y positivamente abierta al sexo. Eso quiere decir no resistirse y disfrutar.

  • Practicar constantemente los ejercicios del piso pélvico de Kegel. Apretar, sostener y liberar los mismos músculos que se utilizan para hacer pipí.

  • Masturbarse seguido para conocer las partes de su cuerpo y los tiempos que toma en llegar a sentir placer. Es importante estimular el clítoris con movimientos circulares, manteniendo un ritmo lento, al mismo tiempo que se contrae el piso pélvico.

  • Pequeñas contracciones regulares indicarán que el orgasmo está cerca. En ese momento es fundamental dejar de estimular el clítoris y comenzar a acariciar las paredes internas de la vagina con los dedos, haciendo movimientos de adentro y hacia afuera.

  • Una vez que ocurra el orgasmo es importante mantener los dedos dentro de la vagina, con el objetivo de prolongar las contracciones. Si la pareja sigue acariciando y estimulando el interior deberían suceder nuevas contracciones. Cuando esto pase, es fundamental volver a estimular el clítoris. Al realizar este ejercicio de forma constante durante 15 minutos las contracciones deberían ser espontáneas. En esta fase, la pareja debería buscar la posición donde se pueda usar ambas manos para estimular clítoris y vagina simultáneamente. La respuesta del cuerpo a este proceso sería un orgasmo múltiple y extendido.

Etiquetas :